Seleccionar página

Conocer a los clientes permite identificar sus necesidades , puntos de contacto y momentos de verdad para así diseñar la oferta de valor digital reflejada en la estrategia digital de la organización.

Conocer a los empleados, sus competencias organizacionales para la digitalización, permite evaluar la cultura digital de la empresa e identificar los puntos claves que deben desarrollarse para llegar a ser una organización digital, o los aspectos y competencias que ya existen y que pueden apalancar esa estrategia.

Conocer cada proceso permite identificar los puntos de dolor, las ineficiencias y más prioritario hoy en día, conocer los puntos de dependencias de la interacción física.”

Para lograr un impacto integral de las tecnologías digitales en la organización se hace necesario tener una visión integral, 360, interna y externa. AE4TD resume en una palabra corta una propuesta para lograr esa visión integral. El enfoque propuesto está basado en diferentes disciplinas que pueden guiar adecuadamente el proceso de transformación en la organización, de manera congruente con la coyuntura social y económica actual. En particular, disciplinas como Arquitectura Empresarial, Agilismo, Coaching (Ontológico), Management 3.0 y Devops pueden ser acompañadas de herramientas y técnicas que faciliten y agilicen el proceso.

El enfoque propuesto de Arquitectura Empresarial básicamente busca en primer lugar tener un conocimiento integral de la organización y las interdependencia de sus componentes (Estrategia, procesos, tecnología, información y personas) de manera que se garantice la alineación entre todos ellos con la estrategia. Cada pieza de la organización debe apoyar al propósito común, y en el caso de la transformación digital debe asegurarse su alineación con la estrategia digital

En segundo lugar, busca la coherencia en el modelo de entrega de valor hacia los clientes. Una coherencia basada en principios, unidad de propósito, conocimiento, cumplimiento y simplicidad. Por lo tanto no se trata solamente de tener una documentación detallada de los procesos, la tecnología y la información. Se trata de modelar la situación futura de la organización, partiendo de una estrategia para la digitalización que defina claramente cuál es la ambición digital de la empresa, y partir de la situación actual identificando en ese modelo los aspectos que no aportan al propósito y que afectan la coherencia de la organización.

En tercer lugar, ofrece un marco metodológico para realizar la transformación completa de la organización

Conocer a los clientes permite identificar sus necesidades , puntos de contacto y momentos de verdad para así diseñar la oferta de valor digital reflejada en la estrategia digital de la organización.

Conocer a los empleados, sus competencias organizacionales para la digitalización, permite evaluar la cultura digital de la empresa e identificar los puntos claves que deben desarrollarse para llegar a ser una organización digital, o los aspectos y competencias que ya existen y que pueden apalancar esa estrategia.

Conocer cada proceso permite identificar los puntos de dolor, las ineficiencias y más prioritario hoy en día, conocer los puntos de dependencias de la interacción física. Allí están las oportunidades para intervenir con nuevas tecnologías digitales y profundizar la transformación.

Por ultimo, la Transformación Digital requiere definición de esquemas de gobierno de sus componentes. En este sentido, la organización debe implementar modelos de gobierno que aseguren la evolución coherente de cada componente (procesos, tecnología, información, estructura) hacia la organización transformada.